Or Teshuva
  5. El Arbol de Navidad
 
Estudio 5
El Árbol de Navidad o de Tam-uz
 
Introducción:
Según la historia moderna, los primeros cristianos que llegaron a Europa, descubrieron que los bárbaros celebraban el cumpleaños de uno de sus dioses, adornando un árbol perenne, en la fecha próxima a la Navidad.   Posteriormente, con la evangelización de esos pueblos, los cristianos tomaron de esta costumbre pagana la idea del árbol cambiándole totalmente el significado.   San Bonifacio fue, en Alemania, el primero en plantar un pino como símbolo del amor perenne de Di-s.   Lo adornó con manzanas para simbolizar el pecado original y con velas para representar luz del mundo.
 
Con el paso del tiempo, las manzanas y las luces, se transformaron en esferas y otros adornos que, según la tradición católica, se deben colocar el 8 de diciembre y retirar luego del seis de enero, Día de Reyes.   En la actualidad, el arbolito es una decoración más en las fiestas de fin de año en todos los comercios y empresas, para centralizar tanto una campaña de ventas como para recibir salutaciones.   Obsérvese además que son los menores los principales promotores para decorar el tradicional abeto, porque saben que será el lugar donde se depositarán los regalos que están pensando recibir para Navidad y Reyes.
 

1.- 
Lo que Usted debe saber sobre el árbol de navidad.
¿Se ha preguntado Ud. Alguna vez que tiene que ver el árbol de la navidad con el nacimiento del Mesías? ¿O porqué se usan arbolitos de pinos? ¿O porqué se colocan ornamentos en ellos? ¿Qué significado tiene quemar el Yule Log? Por supuesto estimado lector que nada de esto tiene que ver con el nacimiento del Amado Mesías sino con el nacimiento del "Cristo" pagano: el niño dios Tamuz.   Otro nombre que los babilonios daban a Tamuz era Baal-Bereth que significa "Señor del Pino" (Lord of the Fir Tree).    Aunque la historia moderna nos cuenta su versión existe una historia mucho mas antigua sobre el origen de este “arbolito frondoso” e incluso es mencionado en las Escrituras como un reclamo de Di-s a la gente de Israel que se había vuelto a las costumbres paganas.

Según los babilonios, Nimrod había sido cortado o asesinado en el vigor de su juventud, en todo su poder y gloria.   Su muerte debía ser vengada por la encarnación de su hijo Tamuz nacido el 25 de diciembre.    Nimrod el gran dios sol de los babilonios fue simbolizado como un inmenso árbol despojado de todas sus ramas, y cortado casi al suelo.   Pero la gran serpiente el símbolo del restaurador de vida Aesculapius, se enrolla alrededor del tronco muerto, allí, a su lado, brota un árbol joven, un árbol completamente diferente, que está destinado a nunca ser cortado por el poder del enemigo. Este árbol es la palmera y llega a ser el símbolo de Tamuz, el Mesías pagano, símbolo de victoria. Esto explica la costumbre pagana de colgar las cabezas de sus enemigos en sus sagrados árboles.   Porque esto no solamente explicaba un signo de victoria, sino también de venganza no solo de Nimrod, sino también de Tamuz porque según la mitología babilónica ambos habían sido muertos cuando eran jóvenes y llenos de vigor.   Fue en la espesa selva del norte de Europa, que comenzó la costumbre de decorar el árbol de navidad.  
 
En el siglo octavo un monje católico llamado Bonifacio, persuadió a los pueblos paganos que vivían en lo que ahora es Alemania, que dejaran de adornar y adorar al sagrado roble en honor al dios Odin (moderno santa Claus) y que adornaran el pino (Fir Tree) en honor del niño Jesús.    Nimrod, nació precisamente el 25 de diciembre, y se dice que este hombre es el mismo que aparece en el libro de Génesis 10:8-10.   Dicho hombre se unió con su madre que se llamaba Semiramis, de esta unión nació un hijo que se llamó Tamuz (Ezequiel 8:14). Cuando Nimrod murió, su "madre-esposa" es quien lo sepultó.   Pero al paso del tiempo creció un árbol en donde este había sido sepultado.   Semiramis empezó a enseñar que su "hijo-esposo" había encarnado en ese árbol y cada día de su natalicio visitaba su tumba y llevaba un sinnúmero de dones, colgándolos en eses árbol.    Esta doctrina se propagó por todos los pueblos, siendo uno de ellos Babel y la tierra de Sinar, que posteriormente se llamó Babilonia.   De esta forma vino a existir el "árbol" del natalicio de Nimrod, llamado en la Biblia “El Árbol Frondoso”.   Lo que hoy se hace en el mes de diciembre es recordar indirectamente el nacimiento de este hombre que fue un malvado y pecador (Génesis 10:8-10) y venerar su árbol.
 
La decoración del árbol se puede rastrear en los romanos, que ponían máscaras de Baco en las ramas de los árboles, creían que las máscaras los protegían. También colgaban chucherías en los árboles para celebrar el Saturnal, el festival del dios de la cosecha.   Las campanas, las frutas y otras decoraciones que se emplean en la actualidad han evolucionado a lo largo de los siglos demostrando con esto que esta fiesta está fundada en tradiciones de hombres y no en lo Divino.   Se cuenta otra leyenda de tres árboles que estaban cerca del pesebre: el olivo, el dátil y el pino.   Para honrar al recién nacido, el olivo dio su fruto, la palma dio sus dátiles, pero el pino no tenía nada que dar.   Unas estrellas, que observaban desde arriba, bajaron de los cielos y se posaron sobre sus ramas para servir de ofrenda, este es supuestamente el origen del árbol decorado.   En las primeras fiestas de Navidad, los romanos usaban árboles de pino por doquier, para representar el calor del nuevo nacimiento del dios sol en forma de fuego.   Esto se basaba en una vieja leyenda babilónica.   Durante una noche, un árbol verde se desarrolló de un tronco muerto. Esto significaba que el dios sol Nimrod (tronco seco) reencarnó en Tamuz (árbol verde) cuando su madre Semiramis lo dio a luz en esa noche.   Los romanos colgaban del árbol cerezas rojas que después fueron esferas, como símbolo del dios sol. 
 
A estas costumbres se agregaron las de los germanos y celtas, que aportaron a las fiestas sus abetos y luminarias, que tradicionalmente habían servido para ahuyentar a los espíritus malignos en las llamadas "noches rigurosas" (25 de diciembre al 6 de enero).   De los países sajones se adoptó la costumbre de colgar toda suerte de regalos y golosinas.    El Pastor Bautista, José Luis Torres en su investigación dice que:    El árbol de navidad era para los paganos antiguos el susurro de los dioses.   El árbol siempre verde representa la potencia sexual, fertilidad, y era llevado a las casas para adorarlo como ídolo. La estrella en la punta era las estrellas que los caldeos y astrólogos seguían en sus horóscopos, y no necesariamente la estrella que siguieron los magos de oriente..   El primer árbol de navidad. Adonis que fue resucitado por la serpiente Escolapio; símbolo de inmortalidad.   En Egipto, usaron el árbol para conmemorar que el dios Tamuz, el hijo de Nimrod, había re-encarnado.   En Roma el arbolito era adorado en la adoración de Baal-berith, el dios recién nacido, y se celebraba el 25 de diciembre "El Nacimiento del Sol Invencible".  
Definitivamente el arbolito de pino representaba la erección de un hombre, es de llamar la atención que el árbol de navidad tiene que tener forma de pirámide ¿Por qué no redondo o cuadrado? He ahí el espíritu de Egipto.
 
2.- El Mensaje de las Escrituras
Es muy interesante el hacer notar que en ninguna parte de las Escrituras se haga propuesta a adornar un árbol como símbolo de alabanza a Di-s o como una forma para celebrarle fiesta, los defensores del árbol utilizan dos versos escriturales forzando la interpretación de los mismos para apoyar la idea de que el árbol de navidad es bíblico, nada mas lejos de la verdad, estos versos son:
 
-          “y tomareis ramas con fruto de árbol hermoso, ramas de palmeras, ramas de arboles frondosos y sauces de los arroyos y os regocijaréis delante de YAHWÉH vuestro Poderoso por siete días (Levíticos 23:40)
-          “Regocíjese el campo y todo lo que esta en el, entonces todos los arboles del bosque rebosarán de contentos.
El primer verso es mas que claro, al leer los versos anteriores o posteriores al texto podemos claramente encontrar que NO están ordenando tomar arboles para adornar y celebrar una navidad la cual no existe como celebración ni judía ni mesiánica en las Escrituras, la orden es clara en esta parte de la Escritura: “tomar ramas y hacerse una Sukáh – Cabaña”, lo que nosotros conocemos como “pesebre” y celebrar por siete días una fiesta con ordenanza divina: Sukkot.   En el segundo verso no existe tal cosa de que este invitando a celebrar con alegría la navidad poniendo el árbol de navidad, el verso en compañía de sus contextos nos deja mas que claro el asunto de que la creación alaba a Di-s ya que nos muestra su poder creativo.   Por más malabarismo que quieran hacer para apoyar la idea de que el poner “árbol de navidad” no tiene nada de malo y es bíblico, tales trucos no encontraran ningún apoyo en la Escritura Sagrada.

Ahora veamos la acción divina contra algunos en Israel que había adoptado la costumbre babilónica de “usar el árbol” para celebrar eventos paganos.
-          Porque desde muy atrás rompiste tu yugo y tus ataduras y dijiste: No serviré.   Con todo eso, sobre todo collado alto y debajo de todo árbol frondoso te echabas como ramera. (Jeremías 2:20)
-          “Me dijo YAHWÉH en días del rey Josías: ¿Has visto lo que ha hecho la rebelde Israel? Ella va sobre todo monte alto y debajo de todo árbol frondoso y allí fornica” (Jeremías 3:6)
-          “Reconoce pues tu maldad, porque contra YAHWÉH tu Poderoso has prevaricado y fornicaste con los extraños debajo de todo árbol frondoso y no oíste mi voz, dice EL YO SOY. (Jeremías 3:13)
En todos estos versos no esta mas que claro la “prostitución espiritual” que algunos en Israel observaban.   ¿Qué es prostitución espiritual? Es el hecho de mezclar lo santo con lo profano, tomar lo pagano y usarlo con el pretexto de culto a Di-s, lo cual queda claro con la palabra “y fornicaste con los extraños (paganos – idolatras – gentiles - extranjeros), otro dato es la repetición continua de la exhortación al uso de “árbol frondoso” para ello.    Podemos deducir que aquí no esta mas que hablando de la vieja costumbre babilónica de adornar un árbol para celebrar a Ta-muz costumbre exportada por los pueblos ahora para celebrar el nacimiento de sus distintos dioses, tal vez alguien diga ¿pero ahí no esta hablando de árbol de navidad?   
 
Bien, observemos el siguiente verso.
-          "Oíd la palabra que ha hablado YAHWEH acerca de vosotros, oh casa de Israel.   Así ha dicho YAHWEH: "No aprendáis el camino de las naciones, ni tengáis temor de las señales del cielo, aunque las naciones las teman. Porque las costumbres de los pueblos son vanidad: Cortan un árbol del bosque, y las manos del escultor lo labran con la azuela. Lo adornan con plata y oro; lo afirman con clavos y martillo para que no se tambalee. Son como un espantapájaros en un huerto de pepinos. No hablan; son llevados, porque no pueden dar un paso. No tengáis temor de ellos, porque no pueden hacer daño ni tampoco tienen poder para hacer bien." Jeremías 10:1-5
Tres cosas son claras aquí:
-          La costumbre de los pueblos
-          Cortar un árbol del bosque
-          Lo adornan de oro y de plata
¿No es al árbol de navidad una costumbre pagano - católica, ¿No es el árbol de navidad un pino el cual se obtiene del bosque y es adornado de colores dorados y plateados?   ¿No se ponen los regalos de navidad y se hace la cena “debajo” del árbol frondoso? ¿No se colocan las imágenes del nacimiento “debajo del árbol de navidad? El que tenga ojos para ver, vea.    La tradición vana de los pueblos se disfrazo en navidad.
 
Conclusión:

Cierto maestro cristiano dice que: Es totalmente obvio que en este caso bíblico aludido por el profeta Jeremías, esta gente cortaba los árboles, los decoraba ¡y los adoraba! Pero la Palabra del Señor instruía a su Pueblo a no se dejaran influir por estas costumbres paganas, ya que no tenían el poder que la gente reclamaba que tenían ni eran capaces de hacer las cosas que sus adoradores creían. El Señor claramente le hace saber a su Pueblo que no hay poder en los árboles. El mal se encontraba en la adoración de los árboles, tal y como está el mal en la adoración de una estatua (Buda), una fotografía de Jesús, una imagen de la virgen María o cualquier otro objeto.   La conclusión práctica es que el mal no yace en colocar los árboles de navidad. Si nosotros colocamos y decoramos un árbol con escenas del nacimiento, evidentemente estamos recordando el nacimiento del Salvador, ¡NUNCA alabando al árbol mismo!
 
Estos son los maestros a quienes oyen algunos cristianos, no saben hacer diferencia entre lo pagano y cristiano, El Eterno no estaba solo en contra de la acción sino también de la costumbre o tradición de vestir un árbol, definitivamente que si el árbol era adornado con plata y dorado tal como se hace hoy con el árbol de navidad, esta más que claro que se conserva el espíritu mismo de esa pagana celebración vestida de cristiana.   Tal vez surja la pregunta ¿si el árbol de pino iba a ser malo para qué Di-s lo hizo? Le recuerdo que Di-s TODO LO HIZO BUENO, Satanás y el hombre con su desobediencia se encargaron de desvirtuar la creación, por esa razón El Eterno tuvo que hacer diferencias entre lo santo y lo inmundo:
-          No plantarás ningún Árbol para Asera, cerca del altar de YAHWEH tu Elohim, que tú te habrás hecho (Deuteronomio 16:21)
Definitivamente que si el árbol de pino tiene que ver con el paganismo, los creyentes debemos quitarlos de nuestros hogares, ya que nuestro hogar es y debe ser siempre el altar para Di-s.    Amados hermanos y lectores YAHWEH no ha cambiado (Malaquías 3:6)
 
  Hoy habia 16 visitantes (28 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=